sábado, 29 de mayo de 2010

Elección

A menudo, me encuentro detestando los caminos ramificados. Odio la elección. Caminar por uno implica olvidar el resto, dejar de conocerlos, pasarme la vida con la duda.
Hace algún tiempo me di cuenta de que, en cierta bifurcación, tomé el camino de la derecha... y yo era zurda. Para cuando quise saltar hacia atrás las barricadas me impedían el paso. Había tomado el camino equivocado... para siempre.
Y comprendí que la perdería. Que seguiría su empedrado olvidándose de mí, sin llegar a saber nunca, porque no había sido capaz de confesárselo, que la amaba.
Me senté un rato en la cuneta y lloré, escuchando los sonetos compuestos por los cinco tristes dedos de mi alma.
Al cabo de un rato levanté la cabeza y lo vi: sí, ahi estaba. Buero Vallejo me miraba desde el tragaluz, mostrándome el tren que acababa de perder. Y entonces noté un fuerte tirón en uno de mis dedos. ¿Quieres jugar a los sueños premonitorios? Me preguntó Vicente, mirándome con cierta sonrisa de pillo.

Y de tan sorprendida como estaba, solo acerté a decir: “Sí, quiero”. Para cuando quise darme cuenta la cuerda estaba demasiado tensa, el precipicio demasiado cerca...
Desperté sudando. La horrible realidad era que la había perdido. Pero... ¿y la premonición? De existir, solo podría ser una cosa. Debía darme prisa.

ACTUALIZACIÓN

Bueno, ya he hecho el examen de las opos. Igual suena la flauta, aunque me ha pillado muy corrido y probablemente tendré que presentarme el año que viene. En fin, cosas peores suelen pasar, ¿no?
Al menos, ahora tendré otra vez tiempo libre para pasarme por vuestros blogs y actualizar el mío más a menudo.

Un saludo a todos


miércoles, 19 de mayo de 2010

Prólogo

Te divides. Tu alma se bifurca y tú no sabes a qué camino atender. El invierno invade inexorablemente tu corazón. El sueño te rehuye y comienzas a dudar por la noche. Siempre durante la noche. Y un buen día chocas con una puerta que recién se abre. El calor vuelve a invadir tus venas. El fuego arde en tu corazón. Tu alma florece de nuevo. Y sin entender muy bien cómo, ni por qué, ni cuándo, al fin te das cuenta: Ha llegado la primavera.


Introducción al libro que actualmente estoy escribiendo, "el bello arte del asesinato".


ACTUALIZACIÓN
A partir de la semana que viene volveré a la normalidad. Podré ponerme al día y volver a escribir como antes.

Un saludo